La boda de Emilie y Didac tuvo lugar cerca del inmenso azul, uno de mis lugares preferidos en el planeta, el mar. No voy a caer en tópicos diciendo que esta boda fue simplemente espectacular, pero es que lo fue y podría decirlo en voz alta, muy alta, hasta el cielo parecía cómplice de tanta pasión y felicidad.

Os dejo con un boda con sabor mediterráneo y acento francés, pero sobretodo os dejo con una pareja que se quiere hasta el infimito y  a la que la quieren hasta el infinito.

002-storyboard

SHARE
COMMENTS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies