Os presento a Estel, esta preciosa bebé a la que poco le falta para cumplir un añito. Despierta, atenta, movida, inquieta, Estel se paseaba por el estudio explorando cada rincón y jugando con todo lo que llamaba la atención a sus enormes ojos.

      A sus diez meses ya camina y diría que poco le falta para ponerse a correr, pero para entonces nos iremos al parque para poder perseguirla porque seguro que será como una mariposa que tan solo permace quieta unos segundos para luego alzar el vuelo y desaparecer. En mi estudio jugó con todos los juguetes, pero su preferido, el caballito de madera. Y cuando se abraza a un cojín con la voz tan dulce de su mamá de fondo, es de aquellos momento que siento más tiernos.  Hay bebés que me conquistarán para siempre.

      Love You!

      006-storyboard

      SHARE
      COMMENTS