Los gemelos Aaron y Joel vinieron a los nueve días de haber nacido, ¡pequeñitos y dormilones!. Hacer una sesión newborn de bebés gemelos, es una experiencia increible. ¡Todo se multiplica por dos!. Y sino que se lo digan a sus papás. Aunque la felicidad también es doble.

      Además esta sesión fue directa al laboratorio para  imprimir el álbum que con tanto esmero había maquetado foto a foto componiendo sus pequeños movimientos. Un álbum con olor a papel recién pintado y textura al óleo. ¡Una delicia!.

       

      002-storyboard

      SHARE
      COMMENTS