Siempre soléis preguntarme la finalidad de las prebodas incluso a veces descartáis haceros una. ¡Nooooooooo!. Por eso durante este año 2017, cuando contratáis la colección con álbum, ¡la incluyo!. Y lo hago porque me gusta incentivar, por un lado que os llevéis el reportaje de la boda en un precioso álbum de alta gama y por otro que tengáis un recuerdo como novios y adquiramos juntos la máxima confianza, frescura y naturalidad frente a la cámara y que el día de la boda todo vaya rodado, algo ¡imprescindible!.

Desde luego el resultado siempre es satisfactorio; sin presiones, sin nervios, sólo con las ganas de pasar un rato agradable juntos, donde el tiempo venga marcado por la luz no por nuestras prisas.

La sensación con la que os iréis es la de haber pasado un rato agradable e íntimo en medio de este aborágine de organizar la boda y además tendréis un recuerdo previo a vuestra boda. Como veréis las prebodas se pueden hacer en vuestro lugar preferido,  como fue el caso de Minerva y Jordi, unos apasionados de la naturaleza.  Os dejo con una pequeña muestra de besos, abrazos, saltos y puestas de sol.

 

001-storyboard

SHARE
COMMENTS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies