A la pequeña Lucía la conocí el día de su Bautizo y más adelante vino al estudio a hacerse una sesión para completar el reportaje porque sus papás se quedaron con las ganas de más. El resultado fue una recopilación de  fotografías que nos hiptnotizaron a todos. Los papás decidieron quedarse con toda la galería y hacerse un álbum que además tuvieron que ampliar diez páginas más porque habían un montón de fotos que las querían imprimir.

      No hace falta que os cuente la ilusión que me hace la confianza que las familias depositáis en mi y vuestros alagos hacia mi trabajo. Pero lo que más me emociona es cuando me dais total libertad durante la sesión y os entregáis al ciento por uno por ciento regalándome momentos emocionantes como el que recoge el siguiente post.

      Lucía es una niña muy dulce y a pesar de mi marcado acento minivalista no pude evitar ponerle una diadema con una flor porque eso es lo que ella me transmitía, naturalidad y delicadeza. ¡Y cómo quieren a su niña estos papás!.

      005-storyboard

      SHARE
      COMMENTS