El amor no tiene distancias, y no lo digo por esta pareja de enamorados hasta la médula sino por mi que me fui con mi equipo hasta Vic a hacer una love session. Cuando aterricé en la dirección que me dieron, mis ojos no daban crédito a lo que veía, una masia catalana espectacular rodeada de verde.

Y allí acudieron a mi encuentro Rouse y Gerard, quienes me acogieron desde el primer momento con mucha amabilidad para que me sintiera como en casa. La verdad, me hubiera quedado aquí unos días para desconectar de la ciudad. ¡Menudo espacio para poder relajarse!.

Durante la sesión de fotos, ambos tuvieron tiempo de decirse muchas cosas al oído, «paraules d´amor», jugar, reírse, pasear y detener el tiempo entre abrazos y caricias. Fue como ir de paseo y capturar desde fuera lo que iba sucediendo. Además el entorno era completamente inspirador, natural, verde, lleno de calma y paz.

Os tengo que confesar que siempre me quedaré con las ganas de saber que se susurraban al oído esta pareja de tortolitos, pero nunca olvidaré todos los momentos que quedaron registrados para siempre.

 

001-storyboard

SHARE
COMMENTS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies